Aplicaciones Lámina Térmica

Nuestras láminas aislantes se presentan en 3 formatos diferentes, los cuales determinan la forma en la que deben ser aplicados. Es conveniente conocer bien las propiedades para hacer el uso más adecuado de cada uno de ellos en función de las necesidades y requerimientos de cada proyecto. A continuación mostramos las principales aplicaciones y usos.

Techos Industriales

El 80% de la energía emitida o absorbida se efectúa a través del techo. El calor tiene tres formas de transmisión: Conducción, Convección y Radiación concentrando el 90% del total.
Los aislantes térmicos de espuma bloquean hasta el 97% de la radiación calórica, impidiendo el ingreso de calor en verano y su pérdida en invierno, con el consiguiente ahorro de energía.


Techos Residenciales

Investigaciones realizadas en distintos tipos de construcciones permitieron establecer que el 80% de la energía emitida o absorbida se efectúa a través del techo. EL calor tiene 3 formas de transmisión: Radiación, Conducción y Convección. Esta última concentra el 90% del total.
Los aislantes térmicos de espuma bloquean el ingreso de calor en verano y su pérdida en invierno.


Pisos

Aplicar espuma térmica en pisos, mayormente pisos de madera, radiantes o flotantes, y bajo alfombras, logramos notablemente la reducción de ruidos de impacto que se transmiten entre pisos.
Otra propiedad efectiva es la de evitar pérdidas de calor, logrando una conservación de la temperatura ambiente. Se produce así un considerable ahorro energético en la climatización y una disminución de la amplitud térmica.


Conductos

La aplicación del aislante térmico espuma en todo tipo de conductos permite aislar térmicamente su contenido del medio ambiente exterior. Por medio de la reflexión de la radiación térmica se bloquea el paso del calor tanto desde el conducto al ambiente como del ambiente al conducto.
Ademas se logra un considerable ahorro energético, ya que la temperatura del fluido interior se mantiene constante.